Odisea en la Antártida

Los perros se habían convertido en algo más que una herramienta; con sus juegos y sus numerosos episodios divertidos, incluso en los peores momentos habían provocado las risas de los rudos marineros. Tom Crean, tipo duro como ningún otro, había sacado adelante a los pequeños cachorros como un abuelo cuida de sus nietos; había soportado todo tipo de adversidades, pero el sacrificio de los animales fue uno de esos momentos que hubiese querido no recordar jamás.

2.  Tom Crean

El 30 de Octubre comenzó la travesía a pie de los veintiocho expedicionarios. Los perros que habían sido seleccionados para acompañarles tiraban de los trineos mientras que los hombres hacían lo propio con los botes salvavidas. La empresa resultó enormemente difícil, apenas había superficies lisas por donde transitar y los bloques de hielo se amontonaban desordenadamente formando montículos que dificultaban el avance. Lo intentaron durante días pero avanzaron muy pocos kilómetros. Shackleton decidió que no merecía la pena tanto esfuerzo para tan poca recompensa; consideró más inteligente guardar fuerzas y esperar a la rotura del hielo para poder hacer los botes al agua. Además, la corriente circular del Mar de Weddell les favorecía ya que les acercaba a la Tierra de Graham, el punto más al norte del continente antártico. Eligieron un enorme témpano para establecer un nuevo campamento al que llamaron “Océano”.

El Endurance no se encontraba demasiado lejos de manera que pudieron recuperar muchos objetos de los que habían descartado para la travesía. Hurley, el fotógrafo, buceó en el agua helada que cubría ciertas partes del buque y rescató una lata donde había protegido los negativos de sus fotografías. —Gracias Hurley—

Permanecieron varias semanas con los quehaceres habituales del campamento y acondicionaron todo lo posible los botes salvavidas con la intención de que éstos estuvieran siempre a punto para cuando llegara el momento de hacerlos al agua. Shackleton procuraba así que los hombres tuviesen este objetivo siempre presente; pretendía evitar por todos los medios que la tripulación tomara conciencia real de lo desesperado de su situación.

En Noviembre la temperatura subió y se empezaron a notar algunos indicios de deshielo. En la tarde del día 21 un fuerte estruendo llamó su atención. Desde la torre de vigilancia que habían montado pudieron ver a lo lejos como el Endurance se hundía definitivamente. Había transcurrido un año desde su entrada en el mar de Weddell.

A mediados de Diciembre la corriente cambia de dirección y en lugar de acercarlos a la Tierra de Graham los aleja hacia el Este, sin duda un duro contratiempo. Por primera vez Shackleton duda y quizá un poco apresuradamente decide volver a emprender la marcha a pie. El 23 de Diciembre abandonan el campamento y al igual que en el intento anterior, el avance resulta extremadamente penoso. Los hombres agotan sus fuerzas y se desesperan. Se produce el primer amago de amotinamiento: McNish se planta y decide no seguir. Tras una agria discusión Shackleton reúne a los hombres, lee las normas del barco y les recuerda que todos los tripulantes siguen bajo sus órdenes. La tensión es palpable, el abatimiento generalizado, pero el Jefe logra a duras penas aplacar los ánimos. Quizá fue esta la única situación en la que se puso en cuestión el liderazgo de Shackleton pero a pesar de todo, salió airoso. Dos días más tarde reconoció su error y se suspendió la marcha.

2.  Hundimiento del Endurance

La tensión se había reconducido, por lo menos aparentemente. En Enero de 1916 montan un nuevo campamento al que llamarán “Campamento Paciencia”. Un buen nombre teniendo en cuenta la situación límite que viven los veintiocho náufragos.
 

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

  1. xec pons dice:

    Ei, jesús. muy currado el blog. un trabajo de mucho curro. es lo que hay que hacer. escribir, escribir y escribir (tomo nota que estoy muy vaguete). esta historia en particular ya la conocía. pillé un documental que explicaba la epopeya (creo que era algo así como ficcionar la historia, en el canall 33). espero leer más.

  2. J. Suescun dice:

    Hola Xec. Pues la verdad es que sí, he currado bastante en este blog, le he dedicado muchas horas y le he puesto mucho cariño, así que te agradezco mucho el comentario porque siempre gusta que valoren tu trabajo.
    Respecto a la historia de Shackleton, desconozco si en el documental que mencionas han introducido algo de ficción pero no es el caso de este blog. Intento ajustarme a los hechos en función de la documentación que encuentro. Además, este episodio fue tan fascinante que no necesita ningún adorno.

    Un saludo Xec

Deja un comentario