Odisea en la Antártida

A mediados de Octubre atracan en el puerto de Buenos Aires donde se les une Shackleton. Durante dos semanas se aprovisionan y embarcan una manada de 69 perros de trineo tal como les habían aconsejado los exploradores noruegos.

2.  Tripulacion

Además del líder de la expedición, también embarcan en este puerto algunos otros miembros de la tripulación como el fotógrafo australiano James Hurley, uno de los personajes claves de la expedición Endurance, que documentó con gran talento las vicisitudes de la aventura. Gracias a él llegaron a la civilización una gran cantidad de fotografías y rollos cinematográficos con gran valor histórico y geográfico. El hecho de contar con un fotógrafo profesional no se debió a ningún capricho del “Jefe”; una de las vías de financiación que había negociado, era el acuerdo con un periódico inglés para la publicación de noticias sobre el transcurrir de la expedición.

En la última semana de Octubre el Endurance abandona Buenos Aires y tras once días de navegación alcanzan la isla de San Pedro (Georgias del Sur), un enclave poblado por unas pocas comunidades de balleneros. Allí reponen fuerzas durante algunas semanas hasta que el 5 de Diciembre de 1914 dejan atrás su última escala y ponen proa hacia el mar de Weddell. Un sentimiento de emoción, también de responsabilidad, se apodera de Shackleton y sus hombres. Comienza la verdadera aventura.

Atrapados en la banquisa

1914 había sido un año extraordinariamente frío. Los icebergs y las enormes placas de hielo se extendían hasta latitudes poco habituales. El Endurance se adentró en el mar de Weddell navegando lentamente entre los canales que se abrían a través de los témpanos helados. Durante semanas se abrió paso en busca de la bahía de Vahsel, en ocasiones usando el barco como ariete para quebrar los bloques de hielo. Poco a poco la meteorología fue empeorando y los témpanos de hielo cada vez eran más imponentes. A finales de Enero enormes placas heladas rodeaban al Endurance y el avance se hacía imposible. En un intento desesperado los marineros trataron de liberar el buque; con enormes sierras y cinceles intentaron abrir un canal que les llevara a mar abierto pero todo fue en vano. El destino quiso que después de casi novecientas millas de navegación entre el hielo la expedición quedara bloqueada a tan solo una jornada de travesía del lugar elegido para el desembarco, la bahía de Vahsel. Por si fuera poco, la corriente del mar de Weddell empezaba a alejarlos de su destino, la deriva de las placas de hielo arrastraba consigo al Endurance.

El verano austral llegaba a su fin y en Abril Shackleton asume que están atrapados. Con toda naturalidad, sin ningún dramatismo, indica a sus hombres que se prepararan para pasar allí todo el invierno. Parecía como si todo aquello entrara dentro de sus planes. Ernest conocía perfectamente la importancia del estado de ánimo para afrontar condiciones extremas y siempre trató de transmitir seguridad y confianza; las dudas y las preocupaciones se quedaban con él. De cara a sus hombres siempre se mostró con optimismo y determinación.

2. Atrapados

Pronto llegarían largos meses de completa oscuridad y al irlandés le preocupaban los efectos psicológicos que esto podría provocar entre la tripulación. Intentó mejorar cuanto pudo las condiciones de vida del improvisado campamento. Chippy McNish, el carpintero, se afanó durante aquellas semanas acondicionando nuevos camarotes y habilitando otras dependencias. Para combatir el peligroso aburrimiento se pusieron en marcha actividades de todo tipo: partidos de fútbol, carreras de perros, obras teatrales, sesiones semanales de gramófono, charlas literarias, etc…
 

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

  1. xec pons dice:

    Ei, jesús. muy currado el blog. un trabajo de mucho curro. es lo que hay que hacer. escribir, escribir y escribir (tomo nota que estoy muy vaguete). esta historia en particular ya la conocía. pillé un documental que explicaba la epopeya (creo que era algo así como ficcionar la historia, en el canall 33). espero leer más.

  2. J. Suescun dice:

    Hola Xec. Pues la verdad es que sí, he currado bastante en este blog, le he dedicado muchas horas y le he puesto mucho cariño, así que te agradezco mucho el comentario porque siempre gusta que valoren tu trabajo.
    Respecto a la historia de Shackleton, desconozco si en el documental que mencionas han introducido algo de ficción pero no es el caso de este blog. Intento ajustarme a los hechos en función de la documentación que encuentro. Además, este episodio fue tan fascinante que no necesita ningún adorno.

    Un saludo Xec

Deja un comentario