Odisea en la Antártida

Los vendavales eran casi constantes y el frío insoportable. Resulta difícil imaginar siquiera cómo eran las condiciones de vida de aquellos hombres. Su estado físico era deplorable y Shackleton dispuso que tuvieran alimento caliente cada cuatro horas. En la mañana del 3 de Mayo amainó la fuerza del viento y el sol apareció por primera vez en muchos días. En estas condiciones pudieron hacer una nueva medición y calcularon un recorrido de alrededor de cuatrocientas millas. Esto supuso una pequeña inyección de moral en aquellos indestructibles marineros que siguieron luchando incansablemente contra el oleaje y las borrascas.

2. La travesia del James Caird

El 8 de Mayo vieron por primera vez aves marinas cuya presencia indicaba sin duda la cercanía de tierra firme. El nerviosismo se apoderó de los supervivientes que oteaban el horizonte ansiosos por ver alguna otra señal que confirmara sus sospechas y por fin, tras dieciséis días de lucha titánica, vieron un pico nevado que debía pertenecer a la isla San Pedro. El objetivo estaba más cerca que nunca pero los vientos, que giraban repentinamente, y la bravura de aquellas aguas, amenazaban con estrujar el bote contra las rocas; a punto estuvieron de perecer en el último momento.

“Qué lástima. Hemos hecho este magnífico viaje en bote y nadie lo sabrá”

Diario de Worsley

“Creo que muchos de nosotros teníamos la sensación de que el fin era inminente”

Diario de Shackleton

 
De los numerosos episodios difíciles que sufrieron este desembarco quizá fue el momento más crítico, pero una vez más superaron todas las adversidades y lograron entrar en una pequeña playa donde encontraron refugio. Worsley había dado en la diana; su genialidad, unido al tesón y la fortaleza mental de sus compañeros había hecho posible la gesta de guiar el James Caird hasta las Georgias del Sur. Tiempo más tarde se enterarían de que la misma tempestad que ellos acababan de sortear había hecho naufragar a un buque de quinientas toneladas.

Cruzando Isla San Pedro

A pesar del éxito, todavía quedaba un duro escollo que superar. El desembarco había tenido lugar en una playa de la costa Sur y los poblados balleneros se hallaban en la cara Norte, en el extremo opuesto de la isla. Mientras planeaba como llegar a Grytviken, Shackleton estimó necesario dar un pequeño descanso a sus hombres. Durante cuatro días se refugiaron en una pequeña cueva donde intentaron reponer fuerzas.

Rodear la isla por mar suponía un trayecto de alrededor de ciento treinta millas y Ernest pensó que el James Caird no estaba en condiciones de afrontar el viaje; intentaría atravesar la isla a pie. El 19 de Mayo, Shackleton, Worsley y Crean emprenden la marcha. McNish, Vincent y McCarthy, más castigados físicamente, no hubieran soportado la travesía. Estos tres últimos, montaron un minúsculo refugio con el bote haciendo las veces de tienda de campaña. Allí esperarían noticias de sus compañeros.

Atravesar la isla de costa a costa suponía toda una incógnita ya que nadie había intentado adentrarse más de unos pocos kilómetros desde la costa. Estos tres valientes se enfrentaban a un terreno inexplorado lleno de escarpadas montañas cubiertas por nieve y hielo. Se enfrentaban a un difícil reto pero ya no había marcha atrás. La vida de sus compañeros dependía de que encontrasen ayuda pronto de manera que caminaron sin cesar, sin apenas descanso.

“Comprendí que sería desastroso que durmiéramos todos, pues en estas circunstancias el sueño se funde con la muerte. Al cabo de cinco minutos los sacudí y les dije que habían dormido media hora. Entonces di la orden de reemprender la marcha”

Shackleton

 

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

  1. xec pons dice:

    Ei, jesús. muy currado el blog. un trabajo de mucho curro. es lo que hay que hacer. escribir, escribir y escribir (tomo nota que estoy muy vaguete). esta historia en particular ya la conocía. pillé un documental que explicaba la epopeya (creo que era algo así como ficcionar la historia, en el canall 33). espero leer más.

  2. J. Suescun dice:

    Hola Xec. Pues la verdad es que sí, he currado bastante en este blog, le he dedicado muchas horas y le he puesto mucho cariño, así que te agradezco mucho el comentario porque siempre gusta que valoren tu trabajo.
    Respecto a la historia de Shackleton, desconozco si en el documental que mencionas han introducido algo de ficción pero no es el caso de este blog. Intento ajustarme a los hechos en función de la documentación que encuentro. Además, este episodio fue tan fascinante que no necesita ningún adorno.

    Un saludo Xec

Deja un comentario